Canal Innova

Canal Innova

Últimas entradas

Canal Innova

Si hace unas semanas terminábamos el año con lo más destacado de los Certificados de Profesionalidad durante 2013, desde Innovación y Cualificación queremos comenzar 2014 agradeciendo la confianza que durante el pasado año habéis puesto en nosotros como proveedores de materiales didácticos. Han sido 12 meses donde no solo hemos compartido contenidos y recursos formativos (Para centros de formación, docentes y alumnos), también fue un año donde trabajamos para enriquecer nuestro catálogo de packs de formación continua y packs de formación para cursos conducentes a la obtención de los certificados de profesionalidad. La publicación de más de 800 títulos formativos, entre packs de formación presencial, eLearning o a distancia (tanto en papel como en eBook) es el balance de un año de esfuerzo e ilusión en la creación de conocimiento para vuestro desarrollo y diferenciación profesional. Además, hemos querido comenzar el año de la misma forma que lo terminamos… Creando contenidos formativos, tanto para cursos de formación continua como para cursos referidos a los certificados de profesionalidad que próximamente formarán parte de nuestro catálogo de novedades, a saber:

  • Entorno e información de mercados (UF1779)
  • Gestión económica básica del pequeño comercio (UF2381)
  • Productos, servicios y destinos turísticos (UF0073)
  • Investigación y recogida de información de mercados (UF1780)
  • Plan e informes de marketing internacional (UF1783)
  • Homeopatía veterinaria aplicada (Capacitación profesional)
  • Higiene, cuidados básicos y peluquería canina y felina (Capacitación profesional)

Gracias a vuestra confianza, en este nuevo año que comienza, desde Innovación y Cualificación seguiremos trabajando en la creación de nuevos contenidos formativos que ofrezcan soluciones y respuestas a vuestro entorno profesional. Como hiciéramos durante 2013, seguiremos compartiendo  con vosotros contenidos, noticias y anécdotas a través de este blog, Facebook, Twitter, Pinterest y nuestro grupo de debate en Linkedin. Una vez más, gracias por vuestra confianza.   Pedro Biedma Jurado Social Media Manager   

Innovación y Cualificación, proveedor de material didáctico

Escrito el 03/01/2014 - 10:00
Canal Innova

La guía del tutor-formadorJunto a los requisitos técnicos del campus virtual, los contenidos multimedia y guía del alumno, el ANEXO II de la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre que regula “la impartición de la formación referida a los certificados de profesionalidad en la modalidad de teleformación” se definen los requisitos que deberán tener las guías del tutor-formador. De forma similar a como sucediera con la guía del alumno, la guía del tutor-formador es un documento que recoge toda la información necesaria para que el teletutor pueda desarrollar su labor docente: Programación didáctica, criterios de evaluación, tutorías, gestión de altas y bajas de alumnos…

En cuanto a los requisitos que debe cumplir la guía del tutor-formador, según estable la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre en el punto 4 del ANEXO II, deberá incluir información necesaria para el correcto desarrollo de la labor docente así como información relativa a la gestión y administración de la acción formativa, a saber:

→ Programación didáctica: Deberá ser por cada módulo/unidad formativa e incluir información relativa a los objetivos o competencias profesionales adquiridas por los alumnos así como las acciones que se desarrollarán para alcanzar dichos objetivos según lo establecido en los anexos IV y V de la propia Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre [Post relacionado: El proyecto formativo]

→ Planificación y procedimiento de evaluación: Junto a la redacción de un acta de evaluación, de acuerdo al modelo que la Orden ESS/1897/2013 adjunta en su anexo VII, la propia Orden contempla en sus artículos 16.b y 16.e la naturaleza de las actividades evaluables que deberán “llevarse a cabo […] a través de la plataforma virtual, indicando las herramientas que se utilizarán para su realización” En relación a la prueba de evaluación final, que deberá ser de carácter teórico práctico (Art. 18), a Orden ESS/1897/2013 contempla que esta deberá contemplar la valoración de los ejercicios que se realicen durante el curso, participación del alumno (A través tanto de herramientas asincrónicas como sincrónicas) así como el aprovechamiento que, el alumno, haga de las tutorías del curso (Art. 11) Finalmente, la guía del tutor-formador deberá recoger los criterios de evaluación

→ Funcionamiento del sistema tutorial y seguimiento del aprendizaje: La guía del tutor-formador no sólo deberá contemplar las vías de contacto y calendario de tutorías, sino que además deberá contemplar un espacio para el “registro, análisis e incentivación del grado de participación del alumnado”

→ Gestión y administración de la acción formativa: Finalmente, la guía del tutor-formador deberá contemplar los procesos de gestión y administración de la acción formativa, es decir, altas y bajas de alumnos, incidencias, formación de grupos y seguimiento del módulo de formación práctica en centros de trabajo.   Pedro Biedma Jurado Social Media Manager

Escrito el 06/11/2013 - 18:13
Canal Innova

El proyecto formativo en los Certificados de Profesionalidad OnlineHace unos días, desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se hacía pública la Orden que desarrolla el Real Decreto por el que se regulan los Certificados de Profesionalidad y, donde destaca el Título II de la orden que regulación de la teleformación como “modalidad de formación referida a los certificados de profesionalidad” Junto a la regulación de la teleformación como modalidad de formación conducente a la obtención de los Certificados de Profesionalidad, la Orden regula la obligatoriedad de presentar un “proyecto formativo” por parte de aquellos centros que deseen acreditarse como entidad impartidora de cursos conducentes a la obtención de los certificados de profesionalidad mediante teleformación. Definido como “un documento en el que se desarrollan los aspectos relativos a la organización, gestión e impartición de la formación” (Art. 14 Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre) el documento debe contener información relativa no sólo a la gestión de la acción formativa sino también a la planificación y programación didáctica, a saber: → Identificación del centro de formación (Art. 14.3.a) Este epígrafe hace referencia a la necesidad de identificar a la entidad que presenta el proyecto formativo así como su especialidad formativa correspondiente al certificado de profesionalidad que impartirá. Además, en este primer apartado del “proyecto formativo” debe constar tanto el número de alumnos que formarán parte de la acción formativa como  como el número de tutores-formadores previstos. En relación a esto último, el artículo 10.1 de la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre, recuerda que los tutores-formadores que impartan formación mediante teleformación han de reunir los requisitos específicos para cada Certificado de Profesionalidad (Art. 13.1 del Real Decreto 34/2008, de 18 de enero) así como la acreditación de formación de al menos 30 horas de duración en la utilización de las tecnologías de la información y comunicación. Finalmente, en este apartado, los centros deberán hacer referencia a “su alcance respecto al ámbito de actuación geográfico” → Planificación didáctica: Este apartado del proyecto formativo, que deberá completarse de acuerdo con la plantilla del Anexo III de la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre, incluye información relativa a la temporalización de la acción formativa del certificado de profesionalidad, a saber (Duración del certificado, fechas de impartición, horas de los módulos y unidades formativas así como la fechas de impartición de cada una de las unidades formativas de la acción formativa. → Programación didáctica: La programación didáctica de cada módulo/unidad formativa, que deberá incluir la programación de las tutorías, deberá cumplimentarse de acuerdo al anexo IV de la Orden ESS/189/2013, de 10 de octubre. En este anexo, junto a información relativa a la identificación del certificado de profesionalidad, fechas de impartición, duración, centro, dirección…  hace referencia a la necesidad de identificar cada uno de los módulos formativos que forman parte de la acción formativa a través de la descripción de los contenidos, objetivos, estrategias metodológicas y equipamiento.  En concreto, el anexo IV hace referencia a la necesidad de:

 Incluir las capacidades y criterios de evaluación tal y como se describen en el certificado de profesionalidad

 Introducir los contenidos que se contemplan en el certificado, asignándolos a las capacidades correspondientes y secuenciándolos pedagógicamente

 Especificar las diferentes acciones de enseñanza-aprendizaje que han de realizar a los formadores y/o los alumnos para el logro de las capacidades

Finalmente, el Modelo de Programación Didáctica del Anexo IV, hace referencia a la necesidad de incluir la duración, en horas, de las tutorías. → Planificación de la evaluación: Ajustada a la plantilla del anexo V de la citada Orden, la planificación de la evaluación debe hacer referencia al conjunto de actividades evaluables así como la duración, fecha y espacios habilitados para la evaluación de las actividades. Por otro lado, el “proyecto formativo” deberá hacer referencia a la organización y gestión de la acción formativa, información relativa a la administración, gestión y mantenimiento del campus virtual e información relativa a la gestión del sistema de calidad de la formación. Finalmente, y de forma resumida, el proyecto formativo deberá abordar los siguientes elementos:

» Identificación de la entidad o centro de formación

» Planificación didáctica

» Programación didáctica

» Planificación de la evaluación

» Identificación de la organización y gestión de la acción formativa

» Administración, gestión y mantenimiento de la plataforma de teleformación

» Información relativa a los sistemas de calidad de la formación

  Pedro Biedma Jurado Social Media Manager  

Escrito el 29/10/2013 - 17:25
Redacción

Compartimos con vosotros el comunicado que ayer emitió laFundación Tripartita donde recuerda que el crédito anual del que disponen las empresas están destinados a la realización de acciones formativa y no a la realización de servicios de consultoría como la implantación de la Ley de Protección de Datos o la elaboración del Plan de prevención de Riesgos Laborales.

La Fundación Tripartita, recuerda en su comunicado que las acciones formativas se financia a través de las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social según viene regulado en la Orden Ministerial 2307/2007  Finalmente compartimos con vosotros el comunicado enviado por la Fundación Tripartita: "[...] Por otra parte, se desea recordar que las entidades incluidas en el ámbito de la Administración Pública (Ayuntamientos, Diputaciones, Mancomunidades, etc.), así como los trabajadores del ámbito de la administración, están excluidos de la formación de demanda tal y como regula la Orden Ministerial 2307/2007 (arts. 4 y 6).

La formación de las empresas se financia a través de las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social ingresadas por las empresas participando las mismas en la financiación de los costes de formación, salvo las empresas de menos de 10 trabajadores, en la cuantía exigida en el artículo 11 de la citada normativa Por su parte, el Real Decreto 395/2007 y la Orden Ministerial 2307/2007 establecen que el crédito anual del que disponen las empresas está destinado exclusivamente a la realización de acciones formativas y permisos individuales de formación de los trabajadores. Las empresas que se bonifiquen por la contratación de servicios de consultoría (LOPD, LPR, etc.) deberán devolver los importes correspondientes y atenerse a las actuaciones pertinentes del Servicio Público de Empleo Estatal y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social Recordamos asimismo que la Fundación Tripartita inició hace ya dos años un proceso de comprobación tras detectar entidades que ofrecen servicios gratuitos de consultoría con cargo al crédito asignado a las empresas para la formación de sus trabajadores. Las actuaciones realizadas por el Servicio Público de Empleo Estatal han dado lugar a la imposición de sanciones."

Escrito el 15/06/2012 - 00:00
Redacción

Los estudios estadísticos reflejan una importante cifra de accidentes y enfermedades laborales acaecidas en diferentes sectores de la actividad profesional. Hace años el aumento de la complejidad de los trabajos indicaba una tendencia, a la alta, de estos accidentes, enfermedades y sus consecuencias, hecho que reflejaba la necesidad de establecer unas normas y/o procesos para reducirlos. Aquí es donde entra en juego la prevención de riesgos laborales, definida por la Ley 31/1995 como: Conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo. Durante bastante tiempo la protección fue entendida como la reparación del daño causado por un accidente o enfermedad pero hoy en día se intentan evitar los daños reduciendo al máximo los hechos causantes. Entre las razones pueden destacar:

  • Humanitarias y morales: es inadmisible que los trabajadores puedan sufrir daños y enfermedades a causa de sus labores
  • Sociales: se puede difundir un malestar general en la empresa.
  • Económicas: los accidentes y enfermedades generan una serie de costes imprevistos.

Por todo ello, la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales aportó una nueva noción de la seguridad y salud en el puesto de trabajo. Su aplicación supone implantar cultura preventiva en todos los niveles para evaluar y minimizar los riesgos. En su artículo 14.2, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales manifiesta: El empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo Por otro lado, la citada Ley también refleja en su artículo 16 la obligatoriedad de la realización y puesta en práctica de un plan de prevención de riesgos laborales:

1. La prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de esta, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales. Este plan de prevención de riesgos laborales deberá incluir la estructura organizativa, las responsabilidades, las funciones, las prácticas, los procedimientos, los procesos y los recursos necesarios para realizar la acción de prevención de riesgos en la empresa, en los términos que reglamentariamente se establezcan.

2. Los instrumentos esenciales para la gestión y aplicación del plan de prevención de riesgos, que podrán ser llevados a cabo por fases de forma programada, son la evaluación de riesgos laborales y la planificación de la actividad preventiva. Por ello queda claro que toda empresa tiene obligatoriedad de poseer un plan de prevención y que es el propio empresario el responsable de la redacción e implantación de este plan.   Vicente García Segura Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales

Etiquetas:
Escrito el 15/06/2012 - 00:00

Páginas