Canal Innova

Noticias

Nuevo etiquetado de alimentos: ¿qué ha cambiado y cómo evitar sanciones?
Canal Innova


agriculture-animal-blue-sky-533307

El Boletín Oficial del Estado se hacía eco el pasado 22 de septiembre del Real Decreto 1181/2018 que recogía las novedades sobre el etiquetado de alimentos. Cambios que se hicieron realidad con la entrada en vigor de esta norma el 22 de enero. Un nuevo escenario con un protagonista: los productos lácteos, tanto la leche como los artículos que la incluyan a ella, o a sus derivados entre sus ingredientes.
Desde el 22 de enero los agentes de la industria alimenticia están obligados a indicar el origen de los productos lácteos, tanto la zona en donde ha sido ordeñada como el país en donde se ha ejecutado la transformación de la leche. ¿Cómo debe realizarse este etiquetado? ¿Hay excepciones al respecto?
Estas son las claves que todo profesional industria láctea debe conocer para poder ajustarse a la normativa y de este modo ofrecer al cliente toda la información que demande. Una adaptación que abre nuevas vías de negocio que pueden incrementar sus ventas, según algunos especialistas del sector.

Novedades del etiquetado

Hasta la redacción de este Real Decreto 1181/2018, el etiquetado relacionado con el origen de los productos lácteos era voluntario. La única indicación de obligatoriedad era la que marcaba el artículo 26.2 del Reglamento (UE) 1169/2011, del Parlamento Europeo y del Consejo que exigía esta información cuando omisión pudiera inducir a error al consumidor sobre la procedencia del artículo.
Sin embargo, las distintas encuestas que se realizaron a los consumidores demostraron que una de sus preocupaciones a la hora de comprar leche o productos derivados de la misma, era el conocer el origen. Por ello, ante la importancia que este dato representa para el comprador, este Real Decreto decidió regular esta materia.
De acuerdo con los datos que aparecen en el Boletín Oficial del Estado, la etiqueta de los productos lácteos deberá indicar los siguientes datos:
-País de ordeño (lugar en donde la leche ha sido ordeñada).
-País de transformación (lugar en donde la leche ha sido transformada).
-En el caso de que ambas ubicaciones coincidan, ambas etiquetas se podrán sustituir por la mención “Origen de la leche).
Estas menciones se realizarán mediante la referencia a una de las siguientes zonas geográficas:
-Estado(s) miembro(s) o tercero(s) país(es); o
-“UE” o “fuera de la UE” o “UE y fuera de la UE”; o
-España, siempre que el país de ordeño y de transformación sea exclusivamente España, no pudiendo sustituirse por la expresión “UE”.
Además también se establece la posibilidad de que los agentes de esta industria incluyan información adicional que permita ubicar de forma más precisa el origen, ubicando su procedencia a nivel regional o territorial (siempre que no coincida con un nombre protegido en virtud del Reglamento (UE) 1151/2012).

¿Qué aporta el nuevo reglamento?

Tal y como expone este mismo Real Decreto, esta novedad responde a una demanda del mismo consumidor por contar con más datos sobre el producto que está comprando. Desde la Organización Interprofesional Láctea, Inlac, recuerdan que esta información constituye una exigencia de la mayoría de los compradores, por tanto, verla reflejada en los artículos que se llevan a casa representará un atributo positivo que se asocia a su calidad.
De esta forma, los profesionales del sector lácteo podrán aportar a sus productos un valor añadido que contribuya a la mejora de sus ventas y de su propia imagen de marca. ¿Habrá excepciones en el etiquetado de productos? Este Real Decreto sólo reconoce un caso en el que se podrá comercializar un producto sin ofrecer estos datos:
“Se podrán comercializar los productos fabricados antes de la entrada en vigor del Real Decreto, que cumplan con las disposiciones del momento, hasta agotar existencias”.

No cometas errores

El cambio de escenario puede confundir a los distintos agentes del sector. ¿La respuesta? Formarse para poder conocer todos los detalles de esta nueva normativa, labor para la que Innovación y Cualificación ha actualizado su manual de etiquetado de alimentos (INAD036PO) teniendo en cuenta los cambios recogidos en este Real Decreto 1181/2018.
Un material que asegura la capacitación “Para conocer e interpretar la normativa vigente sobre etiquetado alimentario, permitiendo la correcta imposición y diseño de los envases, así como asegurar la protección del consumidor y garantizar la lealtad de las transacciones comerciales aumentando la competitividad.”
En este manual, además de todo el contenido relativo a la normativa nacional y europea sobre etiquetado de alimentos, podrás encontrar casos prácticos que te ayudarán a comprender mejor la situación a la que se enfrenta la industria tras este cambio.

Escrito el 15/02/2019 - 09:58

Entrada de blog historial

La guía del tutor-formador en teleformación
Canal Innova

La guía del tutor-formadorJunto a los requisitos técnicos del campus virtual, los contenidos multimedia y guía del alumno, el ANEXO II de la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre que regula “la impartición de la formación referida a los certificados de profesionalidad en la modalidad de teleformación” se definen los requisitos que deberán tener las guías del tutor-formador. De forma similar a como sucediera con la guía del alumno, la guía del tutor-formador es un documento que recoge toda la información necesaria para que el teletutor pueda desarrollar su labor docente: Programación didáctica, criterios de evaluación, tutorías, gestión de altas y bajas de alumnos…

En cuanto a los requisitos que debe cumplir la guía del tutor-formador, según estable la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre en el punto 4 del ANEXO II, deberá incluir información necesaria para el correcto desarrollo de la labor docente así como información relativa a la gestión y administración de la acción formativa, a saber:

→ Programación didáctica: Deberá ser por cada módulo/unidad formativa e incluir información relativa a los objetivos o competencias profesionales adquiridas por los alumnos así como las acciones que se desarrollarán para alcanzar dichos objetivos según lo establecido en los anexos IV y V de la propia Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre [Post relacionado: El proyecto formativo]

→ Planificación y procedimiento de evaluación: Junto a la redacción de un acta de evaluación, de acuerdo al modelo que la Orden ESS/1897/2013 adjunta en su anexo VII, la propia Orden contempla en sus artículos 16.b y 16.e la naturaleza de las actividades evaluables que deberán “llevarse a cabo […] a través de la plataforma virtual, indicando las herramientas que se utilizarán para su realización” En relación a la prueba de evaluación final, que deberá ser de carácter teórico práctico (Art. 18), a Orden ESS/1897/2013 contempla que esta deberá contemplar la valoración de los ejercicios que se realicen durante el curso, participación del alumno (A través tanto de herramientas asincrónicas como sincrónicas) así como el aprovechamiento que, el alumno, haga de las tutorías del curso (Art. 11) Finalmente, la guía del tutor-formador deberá recoger los criterios de evaluación

→ Funcionamiento del sistema tutorial y seguimiento del aprendizaje: La guía del tutor-formador no sólo deberá contemplar las vías de contacto y calendario de tutorías, sino que además deberá contemplar un espacio para el “registro, análisis e incentivación del grado de participación del alumnado”

→ Gestión y administración de la acción formativa: Finalmente, la guía del tutor-formador deberá contemplar los procesos de gestión y administración de la acción formativa, es decir, altas y bajas de alumnos, incidencias, formación de grupos y seguimiento del módulo de formación práctica en centros de trabajo.   Pedro Biedma Jurado Social Media Manager

Escrito el 06/11/2013 - 18:13
El proyecto formativo en los Certificados de Profesionalidad Online
Canal Innova

El proyecto formativo en los Certificados de Profesionalidad OnlineHace unos días, desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se hacía pública la Orden que desarrolla el Real Decreto por el que se regulan los Certificados de Profesionalidad y, donde destaca el Título II de la orden que regulación de la teleformación como “modalidad de formación referida a los certificados de profesionalidad” Junto a la regulación de la teleformación como modalidad de formación conducente a la obtención de los Certificados de Profesionalidad, la Orden regula la obligatoriedad de presentar un “proyecto formativo” por parte de aquellos centros que deseen acreditarse como entidad impartidora de cursos conducentes a la obtención de los certificados de profesionalidad mediante teleformación. Definido como “un documento en el que se desarrollan los aspectos relativos a la organización, gestión e impartición de la formación” (Art. 14 Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre) el documento debe contener información relativa no sólo a la gestión de la acción formativa sino también a la planificación y programación didáctica, a saber: → Identificación del centro de formación (Art. 14.3.a) Este epígrafe hace referencia a la necesidad de identificar a la entidad que presenta el proyecto formativo así como su especialidad formativa correspondiente al certificado de profesionalidad que impartirá. Además, en este primer apartado del “proyecto formativo” debe constar tanto el número de alumnos que formarán parte de la acción formativa como  como el número de tutores-formadores previstos. En relación a esto último, el artículo 10.1 de la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre, recuerda que los tutores-formadores que impartan formación mediante teleformación han de reunir los requisitos específicos para cada Certificado de Profesionalidad (Art. 13.1 del Real Decreto 34/2008, de 18 de enero) así como la acreditación de formación de al menos 30 horas de duración en la utilización de las tecnologías de la información y comunicación. Finalmente, en este apartado, los centros deberán hacer referencia a “su alcance respecto al ámbito de actuación geográfico” → Planificación didáctica: Este apartado del proyecto formativo, que deberá completarse de acuerdo con la plantilla del Anexo III de la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre, incluye información relativa a la temporalización de la acción formativa del certificado de profesionalidad, a saber (Duración del certificado, fechas de impartición, horas de los módulos y unidades formativas así como la fechas de impartición de cada una de las unidades formativas de la acción formativa. → Programación didáctica: La programación didáctica de cada módulo/unidad formativa, que deberá incluir la programación de las tutorías, deberá cumplimentarse de acuerdo al anexo IV de la Orden ESS/189/2013, de 10 de octubre. En este anexo, junto a información relativa a la identificación del certificado de profesionalidad, fechas de impartición, duración, centro, dirección…  hace referencia a la necesidad de identificar cada uno de los módulos formativos que forman parte de la acción formativa a través de la descripción de los contenidos, objetivos, estrategias metodológicas y equipamiento.  En concreto, el anexo IV hace referencia a la necesidad de:

 Incluir las capacidades y criterios de evaluación tal y como se describen en el certificado de profesionalidad

 Introducir los contenidos que se contemplan en el certificado, asignándolos a las capacidades correspondientes y secuenciándolos pedagógicamente

 Especificar las diferentes acciones de enseñanza-aprendizaje que han de realizar a los formadores y/o los alumnos para el logro de las capacidades

Finalmente, el Modelo de Programación Didáctica del Anexo IV, hace referencia a la necesidad de incluir la duración, en horas, de las tutorías. → Planificación de la evaluación: Ajustada a la plantilla del anexo V de la citada Orden, la planificación de la evaluación debe hacer referencia al conjunto de actividades evaluables así como la duración, fecha y espacios habilitados para la evaluación de las actividades. Por otro lado, el “proyecto formativo” deberá hacer referencia a la organización y gestión de la acción formativa, información relativa a la administración, gestión y mantenimiento del campus virtual e información relativa a la gestión del sistema de calidad de la formación. Finalmente, y de forma resumida, el proyecto formativo deberá abordar los siguientes elementos:

» Identificación de la entidad o centro de formación

» Planificación didáctica

» Programación didáctica

» Planificación de la evaluación

» Identificación de la organización y gestión de la acción formativa

» Administración, gestión y mantenimiento de la plataforma de teleformación

» Información relativa a los sistemas de calidad de la formación

  Pedro Biedma Jurado Social Media Manager  

Escrito el 29/10/2013 - 17:25
Infografía. Práctica de idiomas en España
Redacción

Como proveedores de material didáctico, nuestro objetivo siempre ha sido el de ofrecer packs formativos que supongan una mejora continua en la formación tanto de los recursos humanos de la empresa como de quienes desean, a través de la capacitación profesional, acceder a nuevas oportunidades.

Es precisamente esa filosofía de adquisición de nuevas competencias profesionales para el aprovechamiento de oportunidades la que nos hizo confeccionar una serie de packs formativos para el aprendizaje de idiomas que forman un medio, más que un fin, para la adquisición de nuevos conocimientos.

En un mercado globalizado se hace imprescindible la eliminación de barreras lingüísticas que impidan la comunicación y facilite la adopción e intercambio de conocimientos porque como hemos comentado en otras ocasiones, no hay formación sin comunicación.

En esta línea, el equipo de diseño gráfico de Innovación y Cualificación ha elaborado la infografía que os presentamos donde se expone el panorama idiomático español en tanto en cuanto al interés por el aprendizaje de idiomas y la demanda de empleo que requiere el conocimiento de otras lenguas.

 Infografía sobre la práctica de idiomas en España, empleo que requieren idiomas e interés de aprendizaje de idiomas

 

Etiquetas:
Escrito el 15/06/2012 - 00:00
La necesidad de implantación del Plan de Prevención de Riesgos Laborales
Redacción

Los estudios estadísticos reflejan una importante cifra de accidentes y enfermedades laborales acaecidas en diferentes sectores de la actividad profesional. Hace años el aumento de la complejidad de los trabajos indicaba una tendencia, a la alta, de estos accidentes, enfermedades y sus consecuencias, hecho que reflejaba la necesidad de establecer unas normas y/o procesos para reducirlos. Aquí es donde entra en juego la prevención de riesgos laborales, definida por la Ley 31/1995 como: Conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo. Durante bastante tiempo la protección fue entendida como la reparación del daño causado por un accidente o enfermedad pero hoy en día se intentan evitar los daños reduciendo al máximo los hechos causantes. Entre las razones pueden destacar:

  • Humanitarias y morales: es inadmisible que los trabajadores puedan sufrir daños y enfermedades a causa de sus labores
  • Sociales: se puede difundir un malestar general en la empresa.
  • Económicas: los accidentes y enfermedades generan una serie de costes imprevistos.

Por todo ello, la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales aportó una nueva noción de la seguridad y salud en el puesto de trabajo. Su aplicación supone implantar cultura preventiva en todos los niveles para evaluar y minimizar los riesgos. En su artículo 14.2, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales manifiesta: El empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo Por otro lado, la citada Ley también refleja en su artículo 16 la obligatoriedad de la realización y puesta en práctica de un plan de prevención de riesgos laborales:

1. La prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de esta, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales. Este plan de prevención de riesgos laborales deberá incluir la estructura organizativa, las responsabilidades, las funciones, las prácticas, los procedimientos, los procesos y los recursos necesarios para realizar la acción de prevención de riesgos en la empresa, en los términos que reglamentariamente se establezcan.

2. Los instrumentos esenciales para la gestión y aplicación del plan de prevención de riesgos, que podrán ser llevados a cabo por fases de forma programada, son la evaluación de riesgos laborales y la planificación de la actividad preventiva. Por ello queda claro que toda empresa tiene obligatoriedad de poseer un plan de prevención y que es el propio empresario el responsable de la redacción e implantación de este plan.   Vicente García Segura Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales

Etiquetas:
Escrito el 15/06/2012 - 00:00
Comunicado de la Fundación Tripartita
Redacción

Compartimos con vosotros el comunicado que ayer emitió laFundación Tripartita donde recuerda que el crédito anual del que disponen las empresas están destinados a la realización de acciones formativa y no a la realización de servicios de consultoría como la implantación de la Ley de Protección de Datos o la elaboración del Plan de prevención de Riesgos Laborales.

La Fundación Tripartita, recuerda en su comunicado que las acciones formativas se financia a través de las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social según viene regulado en la Orden Ministerial 2307/2007  Finalmente compartimos con vosotros el comunicado enviado por la Fundación Tripartita: "[...] Por otra parte, se desea recordar que las entidades incluidas en el ámbito de la Administración Pública (Ayuntamientos, Diputaciones, Mancomunidades, etc.), así como los trabajadores del ámbito de la administración, están excluidos de la formación de demanda tal y como regula la Orden Ministerial 2307/2007 (arts. 4 y 6).

La formación de las empresas se financia a través de las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social ingresadas por las empresas participando las mismas en la financiación de los costes de formación, salvo las empresas de menos de 10 trabajadores, en la cuantía exigida en el artículo 11 de la citada normativa Por su parte, el Real Decreto 395/2007 y la Orden Ministerial 2307/2007 establecen que el crédito anual del que disponen las empresas está destinado exclusivamente a la realización de acciones formativas y permisos individuales de formación de los trabajadores. Las empresas que se bonifiquen por la contratación de servicios de consultoría (LOPD, LPR, etc.) deberán devolver los importes correspondientes y atenerse a las actuaciones pertinentes del Servicio Público de Empleo Estatal y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social Recordamos asimismo que la Fundación Tripartita inició hace ya dos años un proceso de comprobación tras detectar entidades que ofrecen servicios gratuitos de consultoría con cargo al crédito asignado a las empresas para la formación de sus trabajadores. Las actuaciones realizadas por el Servicio Público de Empleo Estatal han dado lugar a la imposición de sanciones."

Escrito el 15/06/2012 - 00:00

Páginas